VEGA son cabezas de hierro forjado diseñadas y fabricadas en Japón, por los maestros artesanos de Kyoei Golf. Con más de 50 años de experiencia en la forja, Kyoei ha obtenido la reputación de producir los mejores hierros de golf en el mundo, a través de una  técnica para forjar el acero más puro y el rendimiento más sólido. Finalmente, después de mucha anticipación y preparación, Kyoei ha conseguidoo la alta calidad y precisión de los hierros VEGA,  obteniendo los resultados de más de medio siglo de una búsqueda incansable de la perfección.

Los modelos disponibles actualmente, se ampliarán, para ofrecer una selección más diversa a los jugadores de Golf. Kyoei Golf continúa desarrollándose e investigando para conseguir cada vez, las mejores cabezas de hierro en el mundo.  Esa es nuestra promesa para usted. Después de todo ...  Usted merece lo mejor. Usted merece VEGA.  
FABRICACIÓN - PROCESO DE FORJADO
Estas piezas son golpeadas varias veces con una fuerza preestablecida, realizando el tamaño aproximado de la cabeza.
Se parte de barras de acero S25C, las cuales se funden a una tempreatura de 1.200º.
barras de acero S25C
Prensas de forjado
Afinado con martillo
Después el martillo afinando su parte delantera y trasera.
Cabezas antes de recortar el borde sobrante
Cuando la cabeza está perfectamente lisa y plana, se recorta el borde sobrante de acero. Los surcos y los números del hierro ya quedan impresos.

Perforado del hosel
Seguidamente se perfora el hosel, siendo éste una sola pieza junto con la cabeza. Esto le da mucha más solidez y consistencia qeu los hosel de otras marcas que son añadidos soldados.
Esmerilado y pulido de la cabeza.
Después los artesanos esmerilan y pulen las cabezas, hasta lograr el peso perfecto.
Pulido adicional
Luego se realiza un pulido adicional en los contenedores de pulido.
Proceso de cromado
Las cabezas son pasadas entonces a través del proceso de cromado. Existen varios tipos de cromado y acabado disponibles.
Después de estos procesos, las cabezas vuelven a pulirse finalmente a mano.

Seguidamente se realiza contrl de calidad de cada cabeza, comprobando su loft, lie, peso y cualquier imperfección que se pueda observar, desechando todas aquellas unidades que no cumplan los parámetros requeridos a la centésima. Por último, se añade la pintura interior en el relieve de los números de cada cabeza, dando por terminado el proceso de fabricación.